miércoles, 30 de enero de 2008

El servicio militar: ¿bola negra o blanca?

Conjeturas

Una inminente adición a la reglamentación militar, busca cerrar toda posibilidad para quienes eluden cumplir el curso necesario para obtener la cartilla del Servicio Militar Nacional. Un diputado panista propone (los panistas tienen la obsesión de encarcelar a medio mundo) que a los remisos y a los que incumplan con esa obligación, se les prive de la libertad por un mes y que asistan al curso anual (los domingos) a recibir la, en teoría, enseñanza práctica de un elemental curso más o menos militar.
Se busca que cada 5 de mayo (cuando “las armas se cubrieron de gloria”, en célebre frase de Ignacio Zaragoza, y el patriotismo mexicano derrotó a los franceses del Napoleoncito III que apoyaba la invasión para defender a Maximiliano) los varones de 18 años, en la capital del país, se formen con sus uniformes de soldados, hagan el juramento a la Bandera, entonen el Himno Nacional y aplaudan al Presidente en turno, en esta ocasión y por primera vez de seis, al señor Calderón que desde el balcón de Palacio Nacional, vestido de General de Cinco Estrellas, responda al saludo juvenil.
Porque, la verdad sea dicha, sin ofender a la Secretaría de la Defensa Nacional, el servicio militar adolece de varios vicios. En primer lugar, en las oficinas de registro para darse de alta al cumplimiento de esa obligación, los adolescentes con dinero se las “arreglan” para obtener “bola negra” y quedar eximidos de presentarse los domingos y al final del año militar solamente recoger el documento. Los demás han de ir a los lugares de las prácticas, donde les imparten cursos para marchar y realizar las demás órdenes: “media vuelta... alto, paso redoblado, paso veloz, tomar distancia, etc.”.
Una investigación del reportero Sergio Javier Jiménez (El Universal: 10/VII/07), demostró que todo el primer círculo calderonista, empezando por don Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa (Cortázar, Mouriño, Nava, Poiré, Ruiz Mateos, Pérez-Jácome, Lendo, Germán Martínez, etcétera, no concurrieron a esas prácticas porque obtuvieron, coincidentemente, “bola negra” o de plano eludieron la obligación (como es el caso de Mouriño), según consta en sus respectivas cartillas.
Mal ejemplo, pero es ya un hecho irreversible. Ojalá que en lugar de la cárcel solicitada por los panistas como sanción, por no cumplir el servicio militar, en una nación desmilitarizada, los jóvenes tengan una alternativa. Y como toda alternativa con dos opciones. Una, que los que quieran la instrucción militar, la reciban, pero en serio y a la mejor es un arsenal para quienes gusten de la carrera militar. Actualmente el servicio sirve para ahuyentarlos. La otra opción, que les presenten una serie de actividades: alfabetizar, dar servicio a las comunidades por donde viven, recibir clases sobre la Constitución y los derechos y obligaciones ciudadanas. El servicio así sería altamente productivo. Y, sobre todo, que sea el azar y no el soborno lo que decida si el solicitante tiene “bola negra” o “bola blanca”
VIVA EL OCIO QUE TE A GANAR $$$$

Powered by FeedBurner

Traductor

PAGINA BLOGGER HERMANA

OCIO POWER Headline Animator

Suscribirse ahora poweredby

Powered by FeedBurner