sábado, 29 de septiembre de 2007

LA REINA DEL PACIFICO Y SU BIOGRAFÍA


También detienen a su esposo, El Tigre, sobrino del capo colombiano Don Diego, quien trafica 70% de la droga a EU; la inculpada ya duerme en la Peni de Santa Martha.

México.- La Policía Federal detuvo a Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, considerada “una líder histórica en el trasiego de cocaína de Sudamérica a México” y sobrina del capo Miguel Angel Félix Gallardo, tío de los hermanos Arellano Félix del cártel de Tijuana.

El subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial, Patricio Patiño Arias, reveló que esta mujer era la encargada de hacer relaciones públicas para la organización criminal de Ismael El Mayo Zambada y su función, explicó, consistía en operar la logística para la introducción de cocaína procedente de Colombia.

Ávila Beltrán fue llevada a las instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, a pesar de que existen diversas órdenes de aprehensión en su contra relacionadas con al menos tres averiguaciones previas y con una orden de detención con fines de extradición a los Estados Unidos, por delitos contra la salud, en su modalidad del narcotráfico y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En su declaración, aseguró dedicarse al hogar, al comercio y a rentar casas.

Fue capturada al salir del restaurante Vips de San Jerónimo, a bordo de una camioneta BMW modelo X5, con placas de circulación 918 ULR del Distrito Federal.

Como parte del seguimiento a su detención, la Policía Federal también aseguró a Juan Diego Espinoza Ramírez, El Tigre, esposo de Ávila Beltrán, al salir de la panadería La Gran Vía de Plaza San Jerónimo, quien fue interrogado en la SIEDO.

Al filo de la medianoche, Ávila Beltrán —quien enfrenta una orden de aprehensión con fines de extradición— fue trasladada a la Penitenciaria de Santa Martha en medio de un fuerte dispositivo de la Policía Federal. Un convoy de ocho vehículos escoltó la camioneta en que viajaban la detenida.

La Reina del Pacífico mantenía vínculos con narcotraficantes colombianos del cártel del Norte del Valle, como Diego Montoya, Don Diego, detenido el pasado 10 de septiembre en Colombia y tío de El Tigre, quien al momento de ser capturado tenía en su poder dos computadoras personales que contenían información sobre todos sus contactos. Este capo era el responsable de introducir 70 por ciento de droga a Estados Unidos.

Ávila Beltrán es también sobrina de Juan José Quintero Payán, miembro del cártel de Juárez, y se le señala como la responsable de intentar introducir nueve toneladas 268 kilos 843 gramos de cocaína, que se encontraban en un buque atunero —el Macel—, cargamento valuado en aproximadamente 80 millones de dólares y asegurado por la Armada frente a las costas de Colima el 20 de diciembre de 2001.

Trayectoria

La historia de Sandra Ávila Leyva se parece mucho a la novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte, quien niega haberse inspirado en ella para escribir La Reina del Sur, libro en el que una mujer narcotraficante de nombre Teresa Mendoza mantiene nexos con capos de Sudamérica.

En la vida real, Ávila Leyva, quien nació en Baja California hace 46 años, inició una federación de prominentes capos mexicanos para importar cargamentos de droga de Colombia. En ésta se encontraban Ismael El Mayo Zambada, Ignacio Nacho Coronel Villarreal y el colombiano Espinosa Ramírez.

En octubre de 2002, la Procuraduría General de la República puso al descubierto una organización internacional de narcotraficantes de origen colombiano que operaba en México, a cuyos integrantes les aseguró 225 predios, dos casas y una empresa, en Hermosillo, Sonora; propiedades de Ávila Beltrán.

Las investigaciones permitieron establecer que El Tigre y su hermano, de nombre Mauricio, encabezan una organización criminal internacional dedicada al tráfico de estupefacientes a gran escala, en la que participaban personas de nacionalidad colombiana y mexicana, sobre todo mujeres, las cuales son las encargadas de sacar del país fuertes cantidades de moneda extranjera.

Esta organización está relacionada con la tripulación del buque Macel.

Otros golpes a esta organización delictiva se concretaron en julio de ese mismo año cuando se detuvo en el Aeropuerto de la Ciudad de México a Liliana Bustamante Trujillo, con un millón 496 mil 297 dólares, y a Martha Lucía Riveros García, en agosto, con 828 mil 700 dólares.

Como resultado de las investigaciones se logró establecer que Bustamante Trujillo es esposa de Álvaro Espinoza Salazar, medio hermano de El Tigre, y administraba en Jalisco dos negocios de la organización, con razón social Electric Beach, propiedad de Espinoza Ramírez y Ávila Beltrán.

Me caí de la nube en que andaba

Siempre creí que los narcocorridos mejicanos eran sólo canciones, y que El conde de Montecristo era sólo una novela. Se lo comenté a Teresa Mendoza el último día, cuando accedió a recibirme rodeada de guardaespaldas y policías en la casa donde se alojaba en la colonia Chapultepec, Culiacán, estado de Sinaloa. Mencioné a Edmundo Dantés, preguntándole si había leído el libro, y ella me dirigió una mirada silenciosa, tan larga que temí que nuestra conversación acabara allí. Luego se volvió hacia la lluvia que golpeaba en los cristales, y no sé si fue una sombra de la luz gris de afuera o una sonrisa absorta lo que dibujó en su boca un trazo extraño y cruel.

—No leo libros —dijo.

Supe que mentía, como sin duda había hecho infinidad de veces en los últimos doce años […] La realidad suele quedar por debajo de las leyendas; pero, en mi oficio, la palabra decepción siempre es relativa: realidad y leyenda son simple material de trabajo. El problema reside en que resulta imposible vivir durante semanas y meses obsesionado técnicamente con alguien sin hacerte una idea propia, definida y por supuesto inexacta, del sujeto en cuestión.

Fragmento de La Reina del Sur, de Arturo Pérez-Reverte

“La Reina del Sur”, corrido de Los Tigres del Norte

Voy a cantar un corrido, escuchen muy bien mis compas, para la Reina del Sur, traficante muy famosa. Nacida allá en Sinaloa, la tía Teresa Mendoza.

El Güero le dijo a Tere: “Te dejo mi celular. Cuando lo escuches, prietita, no trates de contestar, es porque ya me torcieron y tú tendrás que escapar”.

El Güero Dávila era piloto muy arriesgado, al cártel de Ciudad Juárez le hizo muchos mandados, en una avioneta Cessna, en la sierra lo mataron.

Dijo Epifanio Vargas: “Teresa vas a escapar, tengo un amigo en España, allá te puede esperar, me debe muchos favores y me tendrá que ayudar”.

Cuando llego a Melilla, luego le cambió la suerte, con Don Santiago Fisterra juntaron bastante gente, comprando y vendiendo droga para los dos continentes.

Manolo Céspedes dijo: “Teresa es muy arriesgada, le vende droga a Francia, a África y también a Italia, hasta los rusos le compran, es una tía muy pesada.

“Supo aprender el acento que usan por toda España, les demostró su jerarquía como la más noble dama, muchos les sorprendió Teresa la mexicana, a veces de piel vestía, de su tierra se acordaba, con botas de cocodrilo y de avestruz la chamarra, usaba cinto piteado, tequila cuando brindaba”.

Era la Reina del Sur, allá en su tierra natal, Teresa la mexicana del otro lado del mar, una mujer muy valiente que no la van a olvidar.

Un día desapareció Teresa la mexicana, dicen que está en la prisión, otros que vive en Italia, en California o Miami de la Unión Americana.


VIVA EL OCIO QUE TE A GANAR $$$$

Powered by FeedBurner

Traductor

PAGINA BLOGGER HERMANA

OCIO POWER Headline Animator

Suscribirse ahora poweredby

Powered by FeedBurner